TOC en México

Según diversos estudios epidemiológicos, el TOC afecta aproximadamente del 2 al 3% de la población adulta, lo que lo ubica como el cuarto trastorno psiquiátrico más frecuente después de adicciones, depresión y fobias. Ocupa además el décimo lugar entre las diez causas principales de discapacidad según el Banco Mundial y la OMS. Mientras que en el caso de las mujeres de entre 15 y 44 años específicamente, ocupa la quinta posición .

En Latinoamérica, la prevalencia del TOC ha sido escasamente estudiada, aunque estudios epidemiológicos realizados en Argentina, Brasil, Chile, Colombia, México, Perú y Puerto Rico reportan una prevalencia de vida de 1.9% y anual de 1.4% . En el Mexican National Comorbidity Survey, el primer estudio epidemiológico representativo de la población nacional, se analizó la prevalencia de vida de los trastornos mentales en México, encontrándose que el 26.1% de la población evaluada, había presentado algún trastorno psiquiátrico en algún momento de su vida, y que de este porcentaje, el 14.3% había sido un trastorno de ansiedad, entre ellos el Trastorno Obsesivo Compulsivo. En el caso específico de la Ciudad de México, Caraveo-Anduaga y Colmenares (2004), encontraron que el 1.4% de la población había padecido este trastorno en algún momento de su vida, mientras que el 1% lo había padecido en el último año.

Aunque pudiera parecer que esta prevalencia no es elevada, hay que señalar que en la mayoría de los casos, esta enfermedad presenta un curso crónico, con periodos fluctuantes de mejoría y empeoramiento de los síntomas a lo largo de la vida (Alonso, Segalás & Labad, 2006a). Si consideramos que la discapacidad generada por los trastornos de ansiedad se ha reportado como mayor incluso que la provocada por algunas enfermedades crónicas no psiquiátricas , se hace evidente el impacto que el TOC puede tener en la calidad de vida de los pacientes.

Desafortunadamente, en México la cantidad de terapeutas especializados en este trastorno aún es baja, así como el conocimiento sobre este padecimiento, de este modo, muchos de los pacientes no son diagnosticados de forma adecuada o reciben un tratamiento poco efectivo. De ahí la importancia de dar a conocer la información relacionada con el TOC en el país y fomentar que quienes lo padecen busquen un tratamiento adecuado.