Obsesiones y Compulsiones comúnes

Algunos de los ejemplos de obsesiones, compulsiones y conductas de evitación más comunes se presentan a continuación clasificadas por temas.

  • Contaminación. Obsesiones sobre sufrir daño o contagiar a otros por contacto con sustancias que se piensa son peligrosas, por ejemplo, suciedad, gérmenes, orina, heces, sangre, semen, secreciones vaginales, animales, productos de limpieza para el hogar, radiación, etc. Compulsiones típicas son lavarse o ducharse concienzudamente, desinfectarse, limpiar cosas, etc. Además, se tiende a evitar el contacto con los objetos contaminados (p.ej., bolsas de basura, personas con ciertas enfermedades, hospitales,  lavabos públicos, pomos de puertas) y aparecen conductas defensivas o de búsqueda de  seguridad tales como coger las cosas con guantes, abrir las puertas con los codos o pedir  a otros que manipulen los objetos considerados contaminados. Un ejemplo concreto es  que si una persona tiene la obsesión “el peine del peluquero tiene el virus del SIDA”,  puede llamar al doctor, comprobar el cuerpo para los síntomas del SIDA, lavarse las manos y el cabello y esterilizar todas las cosas que los demás puedan tocar.
  • Daño accidental. Obsesiones sobre dejarse la llave del gas o la puerta de casa abierta, un fuego encendido o aparatos eléctricos conectados; haber atropellado a alguien; hacerse daño  con un objeto afilado; escribir cosas comprometedoras; pensar que a un familiar le ocurrirá algo grave; pensar que se pondrá veneno o cristales en la comida. Compulsiones: comprobar repetidamente la llave del gas, puerta, quemadores o aparatos (en ocasiones la  comprobación puede ser mental); telefonear a hospitales o policía, rehacer la ruta, comprobar golpes o marcas en el coche, leer los periódicos al día siguiente; observarse detenidamente para comprobar si se está herido; comprobar repetidamente lo escrito; telefonear, repetir ciertas jaculatorias, caminar de determinada manera o tocar ciertos objetos;  revisar la comida. Los pacientes creen que si no realizan las comprobaciones, se producirá una catástrofe de la que serán responsables.
  • Violencia física hacia sí mismo u otros. Obsesiones  sobre tirarse al tren, matar a un hijo con un cuchillo, ahogarlo con una bolsa de plástico, apalear a un amigo, tirar a alguien por una ventana o al tren, imágenes de asesinatos o cuerpos desmembrados. Compulsiones: pensar repetidamente que no se quiere morir, buscar tranquilización, comprobar que no se ha causado ningún daño, formar una contraimagen. Conductas de evitación: no acercarse a las vías hasta que el tren esté parado, no  quedarse solo con la persona a la que se puede dañar, ocultar cuchillos y bolsas de plástico, tener sólo cuchillos de plástico.
  • Conducta socialmente inaceptable. Obsesiones sobre proferir o escribir obscenidades o  insultos, decir algo poco respetuoso sobre una persona fallecida, robar, engañar, mentir.  Compulsiones: intentar mantener el control de la conducta, preguntar a otros si uno se  comportó adecuadamente en una situación dada, confesar conductas inaceptables que no  se han hecho. Conducta de evitación: no acudir a situaciones sociales.
  • Sexo. Obsesiones sobre órganos sexuales, actos sexuales indeseados (cometer una violación, exhibirse, abusar de niños), dudas sobre la propia orientación sexual. Compulsiones: intentar sacar de la mente los pensamientos sexuales, pensar en otras cosas, recordarse experiencias heterosexuales cuando asalta la obsesión de homosexualidad, realizar un  ritual mental (p.ej., contar de 1 a 10 y de 10 a 1 cien veces). Conductas de evitación: no  quedarse solo con personas del sexo preferido.
  • Religión. Obsesiones: pensamientos o imágenes blasfemos (p.ej., “voy a ofrecer mi comida al diablo”, verse haciendo el amor con Jesucristo), pensamientos de ser castigado,  dudas religiosas. Compulsiones: rezar, buscar ayuda religiosa o confesarse, hacer penitencia, pensar una frase que contrarreste la obsesión (p.ej., ofrecer otras cosas a Dios),  formar una contraimagen de adoración a Jesucristo.
  • Orden, simetría, exactitud. Obsesiones sobre que las cosas deben estar en el sitio adecuado y/o simétricamente colocadas, la lectura perfectamente comprendida, la escritura  perfectamente hecha, las palabras empleadas con precisión y las acciones realizadas del  modo correcto de acuerdo con una secuencia o número particular; por ejemplo, “si no  limpio mis dientes del modo correcto, tendré que hacerlo otra vez hasta que lo consiga”.  Compulsiones: ordenar los objetos de una manera determinada, comprobar mirándose o  midiendo que las partes del cuerpo son simétricas, leer con lentitud o volver a leer lo ya  leído, repasar y reescribir lo escrito, preguntar sobre lo que se ha dicho, seguir una secuencia estricta a la hora de hacer algo como cocinar o limpiar, repetir la acción un  “buen” número de veces, repetirla hasta que parezca bien.
  • Muerte. Obsesión: Imágenes de seres queridos muertos. Compulsión: Imágenes de las  mismas personas vivas. Conductas de evitación: No hablar de temas de muerte, leer al  respecto o visitar sitios relacionados.
  • Tema somático. Obsesiones sobre tener una enfermedad (cáncer, SIDA, problemas cardíacos) o algún defecto imaginado en alguna parte del cuerpo a pesar de opiniones contrarias. Hay que establecer aquí el diagnóstico diferencial con hipocondría y trastorno dismórfico corporal. Compulsiones: Pedir a médicos y amigos que aseguren que no se  tiene la enfermedad, autoobservarse (p.ej., tomarse el pulso o la temperatura), comprobar  la apariencia en el espejo.
  • Sin sentido (frases, imágenes, melodías, palabras, series de números carentes de sentido). Por ejemplo, una persona que oye internamente la melodía de un programa deportivo  de TV mientras lee puede repetir la acción hasta conseguir leer el mismo trozo sin escuchar la melodía.
  • Temas diversos: a) Necesidad de recordar cosas poco importantes (matrículas, números  antiguos de teléfonos, eslóganes), b) pensamientos de perder cosas, c) obsesiones sobre  sonidos o ruidos (relojes, voces, etc.).   Otras compulsiones a mencionar son las de: a) contar: el paciente se ve impelido a contar  numéricamente cosas como los libros de una biblioteca o las baldosas que va pisando por la calle,  o el número de veces que realiza una actividad como lavarse las manos; y b) tocar: impulso de  tocar superficies rugosas o calientes o de rozar a otras personas o tocarlas suave